+56 9 7500 0650 contacto@ivich.cl

Bien vale mencionar que el concepto Due Diligence es más amplio y no se usa sólo para el rubro inmobiliario. En un intento por describir informalmente y en términos generales, Due Diligence es una investigación que se recomienda realizar antes de tomar una decisión importante sin encontrarse con sorpresas, por ejemplo, para realizar una inversión procurando así tener la mayor información posible.


Considerando lo anterior, se podría decir que cada persona antes de realizar una compra importante realiza su propio due diligence: comparando precios, prestaciones e incluso comentarios de otros compradores pero cuando se trata de una decisión más compleja, como invertir en la compra de una empresa o una nueva tecnología los conocimientos y capacidades de quien decidirá no son suficientes, y la trascendencia de la decisión no deja espacio para confiar ciegamente en la promoción de quién está ofertando. Es por ello que se solicita a un tercero que tenga las capacidades y no tenga relación entre los interesados que realice la investigación adecuada: una due diligence.

¿Qué es una Due Diligence para el rubro inmobiliario?

En el rubro inmobiliario también tiene cabida un due diligence ya que es un producto complejo y difícil de abordar en su conjunto. El fin será investigar para asegurar que la propiedad en cuestión cumple con los requisitos mínimos funcionales y legales. Esto quiere decir que el inmueble cumple con las exigencias constructivas, los suministros para su funcionamiento (eléctrico, sanitario, etc.) y los permisos que exige la gobernación local entre otras cosas.

¿Qué problemas me podré encontrar?

La arquitectura, las instalaciones y/o la ubicación del inmueble no permiten su habitabilidad.
La autoridad local no permite el funcionamiento del inmueble.
Consecuencias.
La consecuencia indeseable y el motivo de la solicitud de un due diligence es evitar situaciones que reduzcan las expectativas de rentabilidad de la inversión. Que en el caso inmobiliario

¿Qué podemos hacer por usted?

Nosotros podemos realizar para usted un completo estudio que incluya:
La construcción y las instalaciones; analizando las estructuras, los muros y las cubiertas, la red eléctrica, sanitaria, de calefacción y de comunicaciones.
Las normativas vigentes de urbanización; los permisos otorgados para la construcción y funcionamiento y el cumplimiento de estos.
Aspectos contractuales; que considera la identificación de los contratos celebrados para la construcción del inmueble, las obligaciones y el cumplimiento de los contratistas, y las garantías vigentes.

¿Quiere saber más? contáctanos aquí